Ana Sender

  • Ilustradora

Lloré por primera vez hace cuarenta años, en una ciudad de la periferia de Barcelona.

Un tiempo después olvidé cómo llorar y cómo hablar. Lo que sí recordaba era cómo dibujar, así que dibujaba las palabras que no me salían y las lágrimas y los gritos que me había tragado. Y también soles, brujas, casas, princesas y monos.

Eso fue hace mucho tiempo y ahora solo me olvido de hablar a ratos y he aprendido a llorar de muchas maneras diferentes. Incluso he inventado algunas nuevas, por ejemplo haciendo el pino.

Un día descubrí que podía ir a una escuela para aprender a ser ilustradora y me tiré de cabeza. Era una escuela mágica, creo.
Así que aún dibujo y ahora también lo hago para ganarme la vida.

Empecé diseñando estampados para ropa, pero ahora lo que más hago es ilustrar cuentos e incluso a veces me atrevo a escribirlos.

También dibujo para llorar, cuando no me sale, o para hablar, cuando no encuentro las palabras. Muchísimas veces lo hago para jugar.

Me gusta cuando se inunda la casa y hay que improvisar barcas con los muebles.

(biografía de ¿POR QUÉ LLORAMOS?)

 

Nací en 1978 en una ciudad llamada Terrassa, en la periferia de Barcelona.

Tengo la suerte de dedicarme a ilustrar y escribir historias desde hace bastantes años.

Lo que poca gente sabe es que también soy una gran coleccionista de miedos. Tengo un miedo rojo y brillante como la sangre fresca; otro es grande, oscuro y viscoso; también tengo uno tan pequeño como un grano de arroz, y otro que sabe silbar. Una vez tuve un miedo que se parecía a mí, pero con los ojos más grandes. También tuve un miedo con forma de huevo negro, pesado y frágil, como el que he dibujado en este cuento.

Dibujar casi nunca me da miedo y es de las cosas que más me gustan del mundo. Otras cosas que me gustan son los bosques, compartir historias, mi hija Ariadna, los jabalíes y cuando consigo hacer algo aunque me asuste.

Si pudiera, me pasaría la vida en el agua.

(biografía de ¿POR QUÉ TENEMOS MIEDO?)

Libros relacionados